Los Durmientes – Ferrocarriles

Montaje de un desvío secundario sobre durmientes de eucalipto, para transporte de arroz
Montaje de un desvío secundario sobre durmientes de eucalipto, para transporte de arroz, Tacuarembó, Uruguay.

Son los elementos transversales al eje de la vía que sirven para mantener unidos en una distancia fija los dos carriles que conforman la vía. Su finalidad es proveer al riel de un adecuado apoyo. Los durmientes se encuentran separados entre si a una distancia que varia entre 55 a 60 cm según la vía y pueden estar compuestos de diferentes materiales.

TIPOS DE DURMIENTES

Durmiente de Madera: Es un tipo de durmientes utilizadas en la construcción de vías férreas, pesa unos 70 kg por lo que son fácilmente manejables por dos obreros, cosa que no ocurre con otros tipos de traviesas con un peso 3 o 4 veces superior.

Durmiente de Hormigón: Tienen una vida útil mas larga que las traviesas de madera y no es necesario impregnarlas con aceite de alquitrán de hulla.

Durmiente de Hormigón Armado Bibloque: Esta formada por 2 bloques de hormigón de unos 72 cm de longitud, donde apoyara el carril, unidos por una riostra de hierro en forma de T.

FUNCIONES DE LOS DURMIENTES

Las principales funciones que debe desempeñar una traviesa son las siguientes:

  • Soporte de los railes, fijando y asegurando su posición en lo referente a cota, separación e inclinación.
  • Recibir las cargas verticales y horizontales transmitidas por los railes y repartirlas sobre el balasto mediante su superficie de apoyo.
  • Conseguir y mantener la estabilidad de la vía en el plano horizontal y en el vertical frente a los esfuerzos estáticos procedentes del peso propio y las variaciones de temperatura y a los esfuerzos dinámicos debidos al paso de los trenes. Mantener, siempre que sea posible, por si mismo y sin ayuda de elementos específicos incorporados a la sujeción, el aislamiento eléctrico entre los dos hilos de railes cuando la linea este dotada de círculos de señalizacion o por corrientes parásitas.

COLOCACIÓN DE LOS DURMIENTES

Por norma general los durmientes se colocan a una distancia de 60 cm entre ellas; esto puede variar entre los diferentes aparatos de vía que llevan cada uno a unas distancias entre durmientes específicos. Los 60 cm pueden variar también para evitar que una soldadura de carril pueda caer encima de un durmiente con el consiguiente deterioro de esta. Esta distancia no es aleatoria, si no que se basa en estudios concretos: si están mas alejadas, los durmientes se levantarían al paso del tren y si están mas cercanas, se incrementaría notablemente el costo por kilometro de la obra.

MANTENIMIENTO DE LOS DURMIENTES

La principal labor de mantenimiento de los durmientes es el bateo.

Bateo es el proceso de meter balasto debajo del durmiente justo en la vertical del riel y dejando el centro del durmiente sin balasto.

Los durmientes de ferrocarril, tanto de madera como de hormigón, están sometidas a unas presiones ejercidas por el paso de los trenes. Lo que realmente se produce en el durmiente es una malformación en la cara lisa que toca el balasto, aplastando este que, con el tiempo, pierde sus propiedades elásticas. Para remediar esta situación existe una tarea de mantenimiento consistente en meter balasto de forma manual o mecánica ( con maquinas especiales de bateo o bateadora) debajo del durmiente.

SISTEMA DE SUJECIÓN DE LOS DURMIENTES

Las sujeciones y fijaciones son los elementos que hacen posible la continuidad estructural de la vía, uniendo el rail con las traviesas. Las principales funciones son:

  • Fijar los railes a los durmientes.
  • Asegurar la invariabilidad del ancho de la vía.
  • Facilitar la transferencia a la infraestructura de las acciones estáticas y dinámicas ejercidas por el material rodante sobre la estructura de la vía.

Deja un comentario