Entre el amor y la ansiedad

La ansiedad
Entre el amor y la ansiedad

Justo cuando empezaba a vivir mi vida pre adulta vivía en la peor etapa de mi vida estaba en un periodo de ansiedad aguda estaba nervioso, distraído, temeroso y obsesionado: no podía dormir, no podía comer, mi libido se había ido. Entra el amor a mi vida justo en el peor momento de todos.

Por que en ese momento? que debo hacer? era la pregunta que me hacia todos los días, no tener nada de seguridad me afecto muchísimo a tal punto de  aferrarme a la idea de que seria imposible que ella sintiera algo por mi.

Mi vida paso hacer un caos total no poder estar con la persona que quieres es el dolor mas fuerte que podía sentir pero el miedo a intentar estar con ella era mucho peor que el dolor.

Mi vida paso hacer temerosa de todas las personas que me rodeaban a tal punto de perder muchas amistades, no tenia sentido tener amigos ese era mi pensamiento en aquel entonces, los pocos amigos que me quedaron eran simplemente mis verdaderos amigos por que ellos siempre me buscaron a pesar de que algunas veces los ignoraba e incluso me alejaba, ellos estaban para mi.

A lo largo de ese periodo conocí a otras personas a las cuales les hice mucho daño y otras me ayudaron mucho a superarme, recobre un poco de mi confianza poco a poco creía mas en mi, empezaba a ser feliz nuevamente después de tanto tiempo, pero siempre tenia el recuerdo en mi mente de ese primer amor que no pude tener por cobarde.

Aparece otra persona en mi vida que me hace olvidar mi pasado mis temores casi de la noche a la mañana, recobré el sentido de confianza, estabilidad, optimismo y compostura. Ningún terapeuta o pastilla habían hecho eso por mí. El amor, concluí, era el mejor tratamiento para la ansiedad.

Desafortunadamente, lo que el trastorno de ansiedad le hace al amor es mucho más dominante que lo que el amor puede hacer con la enfermedad. La ansiedad es astuta y paciente: muchas veces cede a los estímulos positivos de la vida. Pero no por mucho tiempo. Como el acné o la artritis, la ansiedad siempre está al acecho, lista para reaccionar.

Mi ansiedad regreso poco después que empece a hablar con ella, de un modo muy defensivo todos mis temores pasaron a ser de un modo protectores hacia ella, simplemente no quería perderle y eso de alguna manera rápidamente consumió nuestra amista y me condeno a perderla de manera definitiva.

El problema principal era la autoobsesión. Alguien que sufre de ansiedad se siente encerrado dentro de su propia mente, con la diferencia de que su mente no puede pensar en nada más que en sí misma. Los pensamientos ansiosos son drásticamente personales. El problema central de ese pensamiento es lo que te afecta, lo que te amenaza, lo que tú necesitas, tú te arrepientes, a lo que tú le tienes pavor, a lo que tú temes. La ansiedad es una condición que te aborbe casi totalmente y lo empeora el hecho de que te das cuenta que no puedes hacer nada al respecto.

Este estado mental afecta las relaciones interpersonales. Personas reconocidas relatan sus biografías cómo han sufrido por esto. Un amante ansioso tiende a cambiar entre la necesidad desesperada y el rechazo. Él o ella nunca pueden decidir si estar en una relación es una fuente de placer o humillación, gozo o dolor.

Cada fracaso me hacia mas antisocial y temeroso a tal punto de no querer saber nada de nadie y lo peor tenia que lidiar todos los días con todos en la universidad, ya estaba resinado a estar solo toda la vida y como por arte de magia aparece nuevamente el primer amor y en ese entonces ya no tenia miedo a hablarle sin duda alguna entro en el momento perfecto por que ya no tenia nada que perder, ya lo había perdido todo.

Los primeros días fueron increíbles nunca me avía sentido tan seguro en toda mi vida simplemente como dicen en mi barrio “era yo y nadie mas” estaba en otro nivel ya no crea en nadie…

Luego, después de un pequeño receso, todo comenzaría de nuevo. La empujé y atraje en un vaivén desmesurado; era muy inseguro. “¿Realmente estaba enamorado?”, me preguntaba a mí mismo. ¿Cómo podía estarlo si no nos gustaban los mismos libros, la misma música, las mismas películas? ¿Sería posible que a lo que yo le llamaba amor haya sido un mero capricho, deseo, lujuria? vivía atormentado por mis dudas y mi estado de ánimo era reservado, huraño y hostil.

Cuando me di cuenta que ya la estaba perdiendo nuevamente, busque ayuda pero que, ya era demasiado tarde, ya no avía nada que hacer al principio estaba muy afligido, pero hoy me doy cuenta que fue lo mejor que pudo haber pasado, porque me dejó claro que la ansiedad no solo es una amenaza para la estabilidad mental, felicidad o ganas de vivir de uno mismo, es una amenaza para toda la humanidad.

Me di cuenta que si no hacía algo para controlar mi ansiedad nunca podría convertirme en lo que yo anhelaba: un buen esposo, buen padre, buen hermano, buen amigo. ¿Cómo ser estas cosas cuando mi enfermedad no me permitía poner atención a la existencia de alguien más, sino solo a mí mismo?

Esta fue la pregunta que me llevó a buscar un tratamiento para la ansiedad. ¿Cómo no hacerlo? Conozco personalmente el costo del fracaso. Es invaluable.

Referencia:

http://cnnespanol.cnn.com/2012/08/27/la-ansiedad-puede-matar-el-amor/

https://es.wikipedia.org/wiki/Ansiedad

https://es.wikipedia.org/wiki/Trastorno_de_ansiedad

Deja un comentario